¡Qué arte!

Los años no sólo dan sabiduría, también una envidiable experiencia que la leyenda viva de la decoración de interiores, Iris Apfel, sabe explotar a la perfección.

Apfel demuestra que el estilo no tiene edad ni complejos. A sus 91 años, la decoradora de interiores y diseñadora de gafas, bolsos y zapatos, que ya era un icono mucho antes de que el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York le dedicara una exposición en 2005, posa para S Moda -a la venta este sábado- en su casa de Nueva York y con su ropa.

 

Su fama viene de lejos, no es una estrella repentina en mitad del firmamento de las nuevas caras del diseño. “De pronto me he convertido en una estrella geriátrica. Mi marido y yo nos reímos mucho con la situación. He estado haciendo esto toda mi vida y ahora me encuentro con montones de revistas que escriben sobre mí. ¡Pero yo no estoy haciendo nada distinto a lo que he hecho durante los últimos 70 años!”, comenta para la publicación.

Su visión de la moda encaja a la perfección con una realidad de la que no es ajena. Apfel la define como una reflexión de la política, la vida social y la economía. “Todo ocurre por algo”. Sin embargo, y rompiendo esquemas, para ella moda y estilo no es copiar un look que ya es tendencia. “Siempre me preguntan qué hay que hacer para encontrar un estilo definido. Y yo respondo que tienen que trabajar en él. Es diferente para cada persona. No hay una fórmula. Debes conocerte y saber que no importa lo bella que sea una prenda. Si no te sientes cómoda en ella, parecerá que la has tomado prestada”.